LA EXCELENCIA DEL CUIDADO. UN RETO PARA ENFERMERÍA

Claudia Ariza Olarte, Enfermera Cardióloga
Estudiante del Programa de Doctorado en Enfermería Universidad Nacional de Colombia.
Coordinadora del Programa de Especialización en Cuidado Critico de la Pontifi cia

Junto con el progreso en los conocimientos biomédicos sobre el origen, el desarrollo, el cuidado y la naturaleza de la vida humana, se han perfeccionado técnicas, ha habido avances cien tíficos y tecnológicos, que bombardean el quehacer del profesional de enfermería olvidando, en algunos momentos, que la esencia de éste no es otra cosa que el respeto a la vida y el cuidado del ser humano. La Enfermería “necesita una revolución humanística que la vuelva a centrar en su función cui dadora, en la atención y apoyo al paciente, además, si dicha revolución no se produce, los pacientes podrían demandar los servicios de una clase nueva y diferente de profesionales sanitarios”.(1) Un reconocimiento del valor del cuidado humano en Enfermería surge desde siempre y enriquece el cuidado actual. La enfermera puede realizar acciones hacia un paciente sin sentido de tarea por cumplir o de obligación moral siendo una enfermera ética. Pero puede ser falso decir que ella ha cuidado al paciente si tenemos en cuenta que el valor del cuidado humano y del cuidar implica un nivel más alto: el espíritu de la persona. Cuidar llama a un compromiso científico, filosófico y moral, hacia la protección de la dignidad humana y la conservación de la vida.

La profesión de enfermería exige una vocación específica que implica ejercer nuestro trabajo con espíritu de servicio sin ad mitir la mediocridad, sin admitir las cosas mal hechas; debe mos estar convencidos de la nobleza de nuestro trabajo. No debemos detenernos simpre en lo fácil sino buscar y enfrentar siempre lo difícil. Nuestra vocación no debe admitir nunca la rutina en la tarea diaria y no debe haber dos días iguales en el quehacer asistencial, docente y/o in vestigativo.

El ideal y el valor del cuidado no son simplemente cosas sueltas, sino un punto de inicio del contacto con el paciente, un estadio, exige una actitud que debe tornarse en un deseo, en una intención, en un compromiso y en un juicio consciente que se manifiesta en actos concretos. El cuidado humano, como un ideal moral, trasciende el acto y va más allá de la acción de la enfermera y produce actos colectivos de la profesión de enfermería que tienen consecuencias importantes para la civilización humana.

Cuidar implica conocer a cada paciente, interesarse por él. Interesarse implica, paradójicamente, desinteresarse de uno mismo, algo difícil. Interesarse supone entrar dentro del ser, en este caso dentro del paciente, tener un conocimiento propio de cada uno, un darse cuenta de sus actitudes, aptitudes, intereses y motivaciones y además de sus conocimientos; requiere su manifestación como persona única, auténtica, capaz de generar confianza, serenidad, seguridad y apoyo efectivo. Esto exige entonces un esfuerzo de atención, una concentración que a veces agota más que el esfuerzo físico. Pero el que lo consigue se recrea en ese juego de gran belleza, que si se sabe percibir, consiste en ir descubriendo, poco a poco, un ser cuya riqueza de matices, nunca se acaba de conocer del todo. “Es precisamente ese misterio del ser, en parte conocido, y en parte desconocido, pero siempre inefable, en su unidad, el que debe arrastrar y entusiasmar cada vez más al profesional de enfermería”.(2)

La acción real y concreta de cuidado puede trascender el valor y superarlo y es dentro de esa idea que la noción de los valores y las acciones de cuidado pueden ser contagiosas en forma individual y en grupo, si se dan suficientes condiciones. El valor del cuidado se fundamenta en la enfermera creativa cuyo ser es trascendente.

Las condiciones necesarias y suficientes para que se dé el cuidado incluyen:

*

Conciencia y conocimiento sobre la propia necesidad de cuidado.
*

Una intención de actuar y acciones basadas en el cono cimiento.
*

Un cambio positivo como resultado del cuidado, juzgado so lamente con base en el bienestar de los demás.

INTOXICACION FARMACOLOGICA

Si quieres saber mas del tema has clic en el siguiente enlace para descargar una presentacion de power point sobre el mismo.

presentacion

intoxicacion_farmacologica

LEY 266 DE ENERO 25 DE 1996, MARCO LEGAL DE LA PROFESION DE ENFERMERIA

Por la cual se reglamenta la Profesión de Enfermería en Colombia y se dictan otras disposiciones. Esta propende por la autorregulación y autocontrol profesional y constituye una gran conquista de la ANEC.

* CAPITULO I
Del Objeto y de los Principios de la Practica Profesional.

* CAPITULO II
De la Naturaleza y Ámbito del Ejercicio.

* CAPITULO III
Del Consejo Técnico Nacional de Enfermería.

* CAPITULO IV
Del Tribunal de ética de enfermería.

* CAPITULO V
Del Registro de las Profesionales de Enfermería.

* CAPITULO VI
Definición de las Competencias, Responsabilidades, Criterios de Calidad de la Atención y Derechos de las Profesionales.

ESTATUTOS DE LA ANEC
En los presentes estatutos la ANEC define su finalidad, objetivos, estructura funcional y describe sus relaciones con sus filiales y con organizaciones similares de carácter nacional e internacional. El uso del femenino y del singular en los presentes estatutos no tiene carácter excluyente.

LEY DE RESPONSABILIDAD ÉTICA Y DISCIPLINARIA DE LA PRÁCTICA PROFESIONAL DE ENFERMERÍA:
Reglamenta el Capítulo III de la Ley 266/96, y su anteproyecto se encuentra próximo a ser presentado para su estudio y aprobación ante el Congreso de la República.

SERVICIO SOCIAL OBLIGATORIO:
Este servicio para las Enfermeras se estableció a partir del Decreto 2396 de 1981, reglamentario de la ley 50 de 1981.

JURAMENTO PARA ENFERMERAS DE FLORENCE NIGHTINGALE


#

Juro solemnemente ante Dios y en presencia de esta asamblea llevar una vida digna y ejercer mi profesión honradamente.
#

Me abstendré de todo cuanto sea nocivo o dañino, y no tomare ni suministrare cualquier sustancia o producto que sea perjudicial para la salud.
#

Haré todo lo que este a mi alcance para elevar el nivel de la enfermería y considerare como confidencial toda información que me sea revelada en el ejercicio de mi profesión, así como todos los asuntos familiares en mis pacientes.
#

Seré una fiel asistente de los médicos y dedicare mi vida al bienestar de las personas confiadas a mi cuidado”

LA ENFERMERIA UNA PROFESION DE SERVICIO…

El propósito del artículo es describir desde la experiencia como trabajadores de la salud en el área clínica y como profesionales de enfermería en formación la relación teórico – práctica de la profesión de enfermería. Se hace una caracterización de la
enfermería como una profesión de servicio a las personas, donde el profesional debe desarrollar competencias en el ser, el hacer y el saber, y se mencionan algunos factores que han influido en el comportamiento actual de las enfermeras que le han alejado del cuidado.
INTRODUCCION
La historia, tal como la describe Eduardo Galeano, “es un profeta con la mirada vuelta hacía atrás; por lo que fue, anuncia lo que será”.(1) O puede ser, como el pájaro mágico de la leyenda de Kelleyloo, que “cuando quería emprender nuevo vuelo, volaba primero hacía atrás, por que no podría decir para dónde iba, sin haber visto dónde había estado”.(2)

La profesión de enfermería, a través de la historia, se ha caracterizado por la capacidad para responder a los cambios que la sociedad ha ido experimentando y en consecuencia, a las necesidades de cuidado que la población y el sistema de salud han ido demandando. Desde siempre la enfermera(o) ha cuidado a las personas apoyándolas en las circunstancias en las que su salud puede de verse afectada y en las cuales no pueden responder de forma autónoma o, promoviendo la salud y previniendo la enfermedad de los individuos sanos. Con el tiempo la enfermería ha ido consolidando el objeto su hacer – el cuidado – a través del desarrollo del arte, la ciencia y la tecnología, pues como lo expresaba metafóricamente Dock-
Stewart en 1925: “corazón, manos y cabeza – alma, habilidad y ciencia – se fueron uniendo firmemente para asentar los poderosos cimientos de la enfermería moderna”,(3) cimientos que hoy la profesión concibe como aspectos ético – legales, científico- técnicos y prácticos. “Todas las profesiones tienen muchas cosas en común, sirven para ‘algo’, pero no todas sirven a ‘alguien’, entendiendo siempre que ese alguien se refiere al ser como individuo”,( 4) con sus componentes biológicos, psicológicos, sociales, culturales y espirituales. La enfermería se ha caracterizado por ser una profesión de servicio, para ello debe desarrollar y fortalecer actitudes, aptitudes y valores que involucran el ser y que deben acompañar su hacer; esperándose así, un enfermero(a) reflexivo, crítico, comprometido, humanista, solidario, respetuoso, honesto, creativo, participativo y responsable para atender a las personas en un sistema de atención en salud que trata de atender las necesidades de los pacientes y sus familias. puede verse afectada y en las cuales no pueden responder de forma autónoma o, promoviendo la salud y previniendo la enfermedad de los individuos sanos. Con el tiempo la enfermería ha ido consolidando el objeto su hacer – el cuidado – a través del desarrollo del arte, la ciencia y la tecnología, pues como lo expresaba metafóricamente Dock- Stewart en 1925: “corazón, manos y cabeza – alma, habilidad y ciencia – se fueron uniendo firmemente para asentar los poderosos cimientos de la enfermería moderna”,(3) cimientos que hoy la profesión concibe como aspectos ético – legales, científico- técnicos y prácticos.

“Todas las profesiones tienen muchas cosas en común, sirven para ‘algo’, pero no todas sirven a ‘alguien’, entendiendo siempre que ese alguien se refiere al ser como individuo”,( 4) con sus componentes biológicos, psicológicos, sociales, culturales y espirituales. La enfermería se ha caracterizado por ser una profesión de servicio, para ello debe desarrollar y fortalecer actitudes, aptitudes y valores que involucran el ser y que deben acompañar su hacer; esperándose así, un enfermero(a) reflexivo, crítico, comprometido, humanista, solidario, respetuoso, honesto, creativo, participativo y responsable para atender a las personas en un sistema de atención en salud que trata de atender las necesidades de los pacientes y sus familias.

Tomado de: http://www.independentcinemaoffi ce.org.uk/Viva%20pics/enfermera.jpg

Al hablar de enfermería como servicio al ser humano, sano o enfermo, la práctica cotidiana dirige su labor ha cia el individuo, la familia y la comu nidad, en los diferentes escenarios en los que se desarrolla. Para lograrlo, la enfermería debe apoyarse en las ciencias biológicas, sociales, humanas y la disciplina de la ética, para favore cer el desarrollo armónico del ser hu mano en sus diferentes espacios, forta lecer y reformar sus capacidades y po tencialidades del cuidado de su salud y del logro de sus aspira cio nes de vida y bienestar.(5)

Así mismo, la enfermería define sus actividades y realiza investigación desde la práctica, apoyada en la base teórica, y la relación práctica – teórica debe retroalimentarse en el día a día. El poseer un cuerpo de conocimientos especializado, permite ser aplicado a la resolución de los problemas del paciente, a través de la utilización del Proceso de Atención de Enfermería o de teorías y modelos conceptuales existentes, que le dan autonomía al profesional para orientar sus funciones asistenciales, docentes, investigativas y administrativas.

En respuesta a las necesidades de cuidado y políticas de salud cambiantes, el perfil de formación del profesional de enfermería debe ajustarse a la realidad, para poder satisfacer las necesidades de los individuos y las comunidades. Para ello, el Consejo Interna Internacional de Enfermería (CIE) ha clasificado las funciones de la enfermería en cuatro áreas: promoción de la salud, prevención de la enfermedad, recuperación y mantenimiento de la salud y alivio del sufrimiento.(6)

A la Enfermería, como profesión de servicio a las personas, le corresponde el diagnóstico y tratamiento de las respuestas humanas a los problemas de salud presentes o potenciales. Pa ra llevar a cabo estas actividades se ha apoyado en el proceso de atención de enfermería, ya que es un método que ayuda a los profesionales a emplear sus conocimientos, solucionar problemas, desarrollar su creatividad y tener presente el aspecto humano de su profesión. Este método tiene como objetivo proporcionar cuidados de enfermería individualizados, y permitir la interacción con el sujeto de cuidado en forma holística, es decir, en sus dimensión biológica, psicológica, socio – cultural y espiritual. Lo anteriormente planteado, consti tuye el ideal del cuidado de enferme ría; pero al relacionarlo con nuestra práctica cotidiana como auxiliares de enfer mería con desempeño en el área clínica y profesionales de enfermería en formación, percibimos diferencias entre la relación academia – práctica, dado por diversos factores entre ellos, los lineamientos del actual Sistema General de Seguridad Social en Salud y las políticas de la institución donde se labore.

Dentro de sus propósitos, la academia pretende formar profesionales íntegros que provean cuidado al indivi duo, inmerso en su esfera biosico social. Al lle gar al mercado laboral, las institu ciones prestadoras de servi cios, en respuesta a las políticas de globalización y competitividad, han asignado al enfer me ro(a) múltiples funciones que lo han alejado del cuidado directo, te niendo que delegar sus funciones en muchas ocasiones al personal auxiliar.

En la actualidad, la enfermera que se desempeña en el área asistencial está perdiendo cada vez más la esencia de su quehacer, atribuido principalmente a tres factores: sobrecarga laboral, pérdida de la identidad profesional y rutina en su desempeño.

En algunas instituciones, la sobre carga laboral, está dada por la asig nación de diversas tareas que res ponden en su mayoría a políticas económicas de la institución y no a las necesidades de cuidado de los pa cientes que de man dan los servicios. La enfermera es en la actualidad ad ministradora, cui dadora, jefe de personal, secretaria, comunicadora, rela cionista pública, conciliadora y educadora, entre otros.

Algunas de estas funciones no le competen a la enfermera(o), pero han sido asignadas por las instituciones. Sin embargo, hay funciones propias de la enfermera que no deberían ser delegables, especialmente en la asistencia, ya que la enfermera(o) posee los conocimientos que la acreditan para realizarlos con raciocinio y criterio.

El cumplimiento de diferentes funciones que alejan a la enfermera cada vez más del cuidado al paciente, ha conducido a un mayor deterioro de la identidad profesional, agravado por la falta de agremiación, de solidaridad y de integración del conocimiento ético, político, cultural, científico y legal, en el ejercicio de la profesión.

La rutina, aspecto común en el ejercicio de algunos profesionales limita la capacidad de raciocinio, la creati vidad y la realización de un proyecto de mejoramiento continuo.

Los factores enunciados, han in fluenciado para que la enfermería pierda la esencia como profesión de servicio a las personas. Se espera, según lo expresado por Beatriz Sánchez,(7) que la enfermera visualice como objetivo de su trabajo sacar a la luz su capacidad crítica y reflexiva, conducida por procesos de formación integral y desarrollo humano, educación con visión universal y en formación de valores; a través de cualquier expresión de la práctica que basada en el objeto de la enfermería se traslape a todos los ámbitos de la salud.

Por otro lado, para recuperar el cuidado, la enfermera debe incorporar estrategias como la autoevaluación, el desarrollo de cualidades propias, la reevaluación de su plan de trabajo y la creación de una visión propia, que lepermita asumir un compromiso in dividual y colectivo dentro de un con texto amplio y diná mico, para que tome y genere autonomía en la prac tica. “Se necesitan profesionales no para hacer enfermería, sino por el con trario para “ser” cada día mejores en fer meros”(7) y ser como lo señala Alber di(8) grandes en el arte, en la polí tica, en la ciencia y el negocio del cuida do.

Para concluir, la enfermera como profesional al servicio de las personas, debe desarrollar el pensamiento crítico y las habilidades comunicativas para ofrecer a los sujetos de atención, un cuidado integral e integrador que los conduzca al alcance del más alto nivel de armonía y bienestar; y debe reconocer que el cuidado es su deber y es el derecho de las personas que demandan sus servicios.

reconocimiento a la enfermera

se mostrara un video donde se le entregara el primer premio de enfermeria a una persona que a llevado una trayectoria impecable.

ENFERMERITA

La Enfermería es la ciencia del cuidado de la salud del ser humano. Es una disciplina que en el último siglo y particularmente en los últimos años ha ido definiendo cada vez más sus funciones dentro de las ciencias de la salud.
la enfermera se dedica al cuidado integral del individuo, la familia y la comunidad en todas las etapas del ciclo vital familiar e individual y en sus procesos de desarrollo.

LA ENFERMERA Y EL CUIDADO

muchas son las ayudas que le puede brindar la enfermera a cualquier persona. sin importar que este sana o enferma.

BIENVENIDOS A MI BLOG

hola…les doy las bienvenida, al entrar a mi blog encontraran temas relacionados con la importancia de la enfermera en la salud, y sus aportes al paciente.

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.